Escribir para decir estuve.
el amor

ENTRE DOS QUE SE AMAN

POLDY BIRD

Y él… tu hombre… ¿qué espera de vos?

Porque siempre pensás y hablás de lo que vos esperás de él.

Y le reprochás lo que te da, lo que siente, lo que deja de hacer, lo que hace.

¿Desde cuándo no lo mirás a los ojos? Pero a los ojos A LOS OJOS.

No resbalando la mirada por sus ojos, sino internándote en ellos.

Buscando sus pensamientos. Buceando en su interior hasta llegar al rincón

de sus preguntas.

Te da un poco de miedo, ¿no?

Es más fácil quejarse que entender.

Entender compromete.

Te involucra.

Te obliga a decirte a vos misma la verdad.

Y la verdad es que es uno mismo el que elije sus penas y sus alegrías.

¿Qué elegiste para este amor?

La pena es un laberinto de cristal que nos permite ver la felicidad desde sus intrincados caminos, pero no nos deja llegar hasta ella.

En cambio la esperanza es la mitad del triun­fo: la otra mitad es la acción, dar los pasos que son necesarios para obtenerlo.

Y en el amor el triunfo es la búsqueda ince­sante de la dicha compartida.

Mirá a tu hombre a los ojos y decile que has elegido la alegría de amarlo.

Que tus manos se tenderán hacia él llenas de caricias y pequeñas

ofrendas cotidianas: el man­tel planchado, la comida caliente, la música que espanta los fantasmas de la queja, el abrazo apre­tado que transfunde

las fuerzas de los cuerpos

Decile que otra vez, como antes, volverías a escogerlo entre todos los

hombres del mundo, y eso hará que él te sienta la mujer que jamás dejará,

la que deja brumosas a las otras, la que le ofrece el universo de la luz

del otro lado de sus ventanas abiertas.

Porque él espera de vos exactamente lo mis­mo que vos esperás de él:

que lo quieras, que lo aceptes, que recibas con entusiasmo lo que te

da con generosidad, que nada de lo suyo te resulte indiferente, que

tengas en cuenta hasta su más pequeño comentario…

Entre dos que se aman no hay nada insigni­ficante, todo tiene su

valioso significado.

Nada hay indiferente, todo tiene interés.

Entre dos que se aman, los silencios no son mensajes, los silencios

son precipicios por donde el amor se resbala y cae, perdiéndose,

destruyéndose, lastimándose…

Te gusta que te hable… entonces dale tus palabras.

Te gusta que se acerque, entonces da un paso hacia él.

Te gusta que te quiera… entonces ámalo, sin buscar tantos escollos, tantos muros… No levantes paredes, derríbalas.

Copiate de la primavera, que no busca pre­textos cuando llega, no se

pone a separar las plantas pequeñas de los grandes árboles: hace que TODO lo que florece FLOREZCA.

No busques pretextos para querer menos, buscá motivos para querer más,

y verás que cada día hay un motivo para engrandecer el único sentimiento que le da valor y motor a la vida.

 

Esta entrada fue publicada el mayo 17, 2013 a las 1:25 pm. Se guardó como amor, cuento, párrafos/ citas literarias, poesía, poesía en imágenes y etiquetado como , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

2 pensamientos en “ENTRE DOS QUE SE AMAN

  1. Tan cierto! Hermosos pensamientos, llenos de verdad!! Gracias por recordarnos de esto.

  2. Pingback: ENTRE DOS QUE SE AMAN | El Diario de un Naco

Muchas gracias por tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: