Escribir para decir estuve.

La luz viene y se va, se va y viene:

Nos ilumina el cielo, la noche, la luna y las estrellas. Es hermoso reposar un instante en la tranquilidad del horizonte, sabiendo que por lo menos el cielo nocturno es nuestra linterna. Un manto de luz tenue, respeto y silencio impuesto por los cortes de luz.

Lo malo es que sin luz, dentro de horas, me quedo sin agua. Así que junto agua para poder sentir que si no tengo agua, algo de agua tengo, que me queda algo. Nos sacan de apoco todo, pero seguimos luchando.

Se suma esto de sentarme sola y de aprender sola por ejemplo: cómo me doy cuenta si este filet de merluza no me va a intoxicar. (Googlear mucho sobre los alimentos no es muy aconsejable porque te ponen más en duda y te sacan la poca confianza que te queda).

Se suma la cantidad de cosas que tengo que limpiar y no limpio; que estudiar y no estudio, de hacer y no hago. Además de la otra cantidad de frases, citas, poemas y cuentos que en la cabeza tengo y anoto en papelitos (los cuales voy dejando por toda mi casa, adentro de libros, sobre la mesa o los muebles que voy encontrando). Y también me sucede lo mismo con las canciones que encuentro cuando navego en la web o gracias a Youtube.

Cantidad de ideas por hacer, cantidad de ganas truncas por la sucesión de imprevistos que tiene esto de la modernidad, del ser humano, de ser como soy… va de ser.

Y por la necesidad de afrontar los problemas que esta vida me da para que siga creciendo.

Así que soy una gran caja llena de anotaciones, de imágenes, de libros, de música, de películas, de comida, de ropa, de accesorios, de manualidades, de tecnología, de la vida diaria.

Al igual que vos. Hoy te vi, mientras viajaba en micro, sí te vi. Ibas caminando y te presté atención. Somos un hilo continuo de cajas, de historias. Somos tan iguales y tan únicos/ distintos que es un placer saberte ser y saber que estas en este mundo. Con luz o sin luz, con enojo o sin el, tranquilo o apurado, nervioso o calmo, pero lo más importante saber que en algún punto de vos sos mi espejo y que en algún punto yo también soy el tuyo. Qué bueno que sería quedarnos con eso ¿no?

 

 

Esta entrada fue publicada el abril 11, 2012 a las 5:10 am. Se guardó como actualidad, Argentina, Creative Commons, pensamientos/opiniones/notas/puntos de vista, psicología positiva y etiquetado como , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

3 pensamientos en “La luz viene y se va, se va y viene:

  1. lakittywoo en dijo:

    Qué serena, te admiro…

  2. Great Article – thank you!
    Cheers,
    Sunelly Sims

  3. estuve aquí. gracias por visitarme

Muchas gracias por tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: