Escribir para decir estuve.

Aún que yo no quiera

Qué nos sucede, cuando la vida nos paraliza,

ante la presencia de la nada o de aquel

que viene con la palabra ausencia.

Sentirse alado ante su presencia

y saber que desde ese ahora,

el después serán recuerdos

desgarradores:

llorar, la larga cuerda

que traspasa todo:

los pulmones y el aire,

las caricias perdidas

y esos extrañares que juntan

sabores a humedad en la  vida.

Si pudiera abrazarte hoy que

quiero llorar, hoy que me siento

sola y huérfana,

y dolorida ante el mañana

que me sorprenderá

constante, que me hará crecer.

Que necesariamente me quitará lo

que hoy digo realidad.

Si pudiera lloraría en tu hombro

pidiéndote piedad por la amargura,

pidiendo tu clemencia

por el abandono.

Este que hago de vos

y por mi bien.

Esta entrada fue publicada el enero 24, 2012 a las 4:40 am. Se guardó como Creative Commons y etiquetado como , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Muchas gracias por tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: