Escribir para decir estuve.

Rosa

Sin siquiera una lista

y la indeterminación de la rosa.

De encontrarse metida,

en esa indecisión que

solo tiene ella,

por culpa del que la

cultiva.

Sin siquiera una forma

de poder comunicar

lo que la rosa sabe.

Qué le hace

su guardián; no

lo ve, pero a la

rosa le duelen esas

espinas.

Y las mujeres rosas

le gritan no te quejes

de tu santo jardinero.

Pero no son de este siglo

y no la entienden.

La rosa solo siente

y eso mata.

Los corazones adultos

no sienten, por eso la rosa

sabe que siempre le dolerá esto

de tener corazón y que no se

lo cuiden.

Esta entrada fue publicada el diciembre 20, 2011 a las 6:09 am. Se guardó como Creative Commons y etiquetado como , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Muchas gracias por tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: